LA MIRADA DEL OBSERVADOR | MARC BEHM

  Reconozco que el título de esta novela no es, de entrada, de los mejores del género. La mirada del observador no dice demasiado ni es especialmente llamativo. Tampoco sé por qué en España se optó por esa modificación tan sutil del título original, The Eye of Beholder (El Ojo del Espectador).      Pero no dejemos que los árboles nos impidan ver el bosque.      O, hablando de novela, no dejemos que un discreto título nos impida leer una absoluta obra maestra del género. La mirada del observador, de Marc Behm

Y DE REPENTE, DIOS


En el blog El Tintero de Oro se propone un estupendo reto creativo De la escena... ¡al micro!, que consiste en novelizar una escena de película en un micro de hasta 250 palabras.
    Ni qué decir, estamos en Balas y Estrellas, que sí o sí la película que he elegido es Pulp Fiction, el problema fue seleccionar una escena. Y es que en esa obra maestra, Tarantino nos ofrece un muy buen surtido de escenas potentes.
    Al final me decanté por esta.

Y DE REPENTE, DIOS

Lo advirtió cuando abrieron el puto maletín. Eso no era darle un pellizquito a Marcellus, ¡eso era metérsela hasta el fondo! Y eso no se le hacía a Marcellus sin que tuviera consecuencias. Y las consecuencias eran los matones que se encontraban en el comedor.
    Por suerte, su estreñimiento le había salvado de momento. Estaba en el baño cuando entraron y uno de ellos comenzó ese diálogo sobre hamburguesas. Al tipo le gustaba hablar y a él le convenía estar sentado en el váter, calladito, aferrado a su Magnum 347. Rezando para que, por una vez, Dios estuviera de su lado.
    El estruendo le sobresaltó. Acercó la oreja a la puerta.
    «De Ezequiel 25:17. El camino del hombre recto…»
    El cabronazo estaba soltando un sermón a Brett. Gilipollas, mira que se lo advirtió. Cerró los ojos y apoyó la frente en el cañón de su Magnum. Prometió a Dios que si le salvaba el pellejo dejaría esa mierda de vida.
    Los nuevos disparos y el silencio que siguió le hicieron comprender que Dios no se encontraba por allí, que de esa solo saldría por sus medios.
    Como siempre.
    Tomó aire y abrió la puerta.
    ¡Morid, cabrones! ¡Morid!
    Vació el tambor de su Magnum. El cañón humeaba mientras los matones, ilesos, se giraban para ver los agujeros de bala en la pared. Luego le encañonaron.
    Agonizando, escuchó comentar algo sobre una intervención divina.
    Después de todo, Dios sí rondaba por allí, aunque como siempre no estuvo de su lado.

La escena elegida

En el reto se nos invita a mencionar la escena elegida. Como seguro habréis reconocido, el micro noveliza el momento en el que Jules Winnfield y Vincent Vega llegan al domicilio de la banda de adolescentes que le habían hurtado un maletín, ¡el maletín!, al capo Marcellus Wallace
    Este momento aparece dos veces en la película. Una al principio, sirviendo de presentación de los dos matones interpretados por Samuel L. Jackson y John Travolta. En ella, el director toma el punto de vista de los sicarios y los pobres rateros. La otra escena aparece como introducción al capítulo La situación con Bonnie. Aquí, parte del punto de vista del chaval que se encuentra escondido en el baño y que escucha nervioso lo que está pasando.
    Esta es la que he tomado para el micro y que podéis recordar a continuación:


Y como no puedo resistirme a compartirla, aquí va la escena con la que Tarantino nos presenta al imponente Jules hablando de hamburguesas y recitando el versículo de Ezequiel 25:17. Si os fijáis bien, hasta podréis encontrar un huevo de pascua.

¿Te animas a participar en el reto De la escena... ¡al micro!?

Pásate por El Tintero de Oro y anímate a participar con un micro de un máximo de 250 palabras con el que novelices una escena de tu película favorita.

Clica en la imagen para informarte de la convocatoria


Esto es todo por hoy, la semana que viene retomamos el calendario habitual de publicaciones con el regreso del señor López, que ya sé que empezáis a echar de menos, que nos hablara de una criaturita que... bueno, nada tiene que envidiar al Acechador Nocturno.

    Hasta entonces...

Sed muy felices y moderadamente malvados


Te puede interesar:




sobre mi

DAVID RUBIO

Aunque no sea lo mismo que compartir una buena charla acompañada de un café bien negro, te propongo quedar en otros espacios virtuales donde también suelo perpetrar publicaciones. Clica sobre los siguientes iconos o envíame un mail a balasyestrellas@gmail.com.

Comentarios

  1. Hola David,
    Fantástica entrada. Muy curioso y original concurso este que proponen en El Tintero de Oro. La verdad es que Jackson y Travolta hacen unos magníficos papeles en esta estupenda película. Por cierto, a ver si saco un hueco y la veo de nuevo, porque hace ya bastante tiempo que la vi. Especialmente me gusta mucho Samuel L. Jackson, un actorazo que siempre está bien en sus películas, pero este personaje lo borda. Es más, diría incluso que la voz con que lo conocemos en castellano, siempre doblada por el mismo actor español, le viene "al pelo" al personaje; sobre todo cuando está "recitando".
    Que curioso, no me había dado nunca por saber quien doblaba a Jackson en castellano (si sabía, como todos, por ejemplo, que Ramón Langa "es" Bruce Willis) y resulta que es Miguel Ángel Jenner y, de repente, me he dicho "ese apellido me suena", pues resulta ser el padre de David Jenner ("Águila Roja") y Michelle Jenner.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio. Es curioso lo que comentas acerca del actor que dobla a Samuel L. Jackson. Es una voz único y me resultaría imposible escuchar a este actor con otra voz. Es más, mentalmente la uso mucho para escuchar a según qué personajes en mi cabeza mientras escribo diálogos. Cuando pienso un personaje me gusta ponerle cara y voz conocida, leer con esa voz me hace ver si es creíble el diálogo o no.
      Si te gusta escribir, te recomiendo que pruebes el reto que se propone en El Tintero de Oro, bueno también te recomiendo encarecidamente ese blog por la parte que me toca, ja, ja, ja... Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola, David.
    Fantástica adaptación de la escena. Una de las mas recordadas por el monologo de Jules. Y de repente, Dios es un pedazo de titulo para el micro. Y la frase final : "Después de todo, Dios si rondaba por allí , aunque como siempre no estuvo de su lado" , me parece acojonantemente buena, sublime.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro. Me alegra que te haya gustado. El problema que plantea este reto es que, aunque se trate de novelizar, entiendo que también tiene que seguir el clásico, inicio, nudo, desenlace. En este micro tiré de esa referencia divina como hilo conductor, primero con el ruego, luego con el desencanto y, finalmente, con la resignación. Dios desde luego no estaba del lado de este pobre tipo. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Me ha encantado recordar estas escenas de Pulp Fiction, una película que he visto varias veces y que seguro que ahora, con este recordatoria, volveré a ver. me voy al El Tintero de oro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Yo nunca me canso de verla, ja, ja, ja... Un abrazo

      Eliminar
  4. Es una visión muy sugerente de una de esas escenas donde Tarantino, un guionista genial, sabe mezclar lo cotidiano con lo trascendente, en este caso mortífero, para generar una ambivalencia realemnte muy inquietante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Doctor. Desde luego que sí y algo tan poco corriente es lograr reconocer en una escena la firma de su autor. Creo que eso lo logra Tarantino, que reconozcamos su firma en cada una de sus escenas. Un abrazo

      Eliminar
  5. Ya estoy aquí, David. ¡Pedazo de micro que te has marcado! Es interesante que hayas elegido esa escena y que tomes como protagonista al muchacho escondido en el baño (y en un baño moriría posteriormente Vincent a manos de Butch). Como ya te advertí antes, te he leído saboreando una Gran Kahuna. Y si fumara, que no lo hago, tendría encendido un Red apple mientras escribo este comentario. Me encanta esos pequeños detalles que unen las películas de un director, recurso que yo utilizo (modestamente) en mis relatos. La escena del tiroteo tiene un fallo de raccord pues los agujeros de bala ya están en la pared antes de los disparos pero... ¡Esa es la gracia del cine!
    Un abrazo enorme y muchas gracias por aceptar mi reto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bruno. No sé dónde leí que ese fallo no lo fue tanto, que fue intencionado como guiño por parte de Tarantino a quien le gusta dejar muchos detalles o huevos de pascua en sus películas para que los espectadores puedan encontrarlos. Lo que es seguro que Tarantino suele utilizar distintos objetos para dar uniformidad a su universo particular de películas.
      El cuerpo me pedía a Vincent o Jules, pero ¿cómo afrontar algo tan perfecto? Así que me decanté por este muchacho, dándole su minuto de gloria. Un abrazo!

      Eliminar
    2. Hola de nuevo!! Pues si ese "fallo" es realmente buscado por Tarantino entonces tengo una razón más para seguirlo. Como ya te he comentado, me encantan estas pequeñas cositas que hacen tan grandes a las películas. Un abrazo y buen fin de semana.

      Eliminar
    3. Es lo bueno de los grandes, que se pueden permitir licencias... o encontrar justificaciones razonables a los fallos, je, je, je. Tarantino es tan bueno, y cuenta con una legión de fans tan grande, que con él no se atreven ni esos adalides de la Moral y Corrección política. ¿Te imaginas que un día salieran proponiendo una revisión "sensible" de sus películas? Un abrazo

      Eliminar
  6. Muy buena la versión, desde el punto de vista del personaje secundario escondido en el armario! Y es que los secundarios también tienen derecho a su minuto de gloria, en este caso literal, ya que pobre no duró mucho más en escena! Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marifelita. Dándole vueltas pensé en que narrar la historia principal no hubiera sido gran cosa, así me fijé en este personaje del que no se nos mostró casi nada en la película para aprovechar un nuevo punto de vista de la escena. Un abrazo!

      Eliminar
  7. Alguien dijo una vez al recoger una estatuilla de la academia de Hollywood que Billy Wilder era Dios. Sin desmerecer al maestro, creo que el Dios de nuestra época ha sido Tarantino con esos inmensos diálogos y esas escenas donde la sangre brotaba sin ningún pudor hacia el espectador. Siempre recordaré cuando salí de ver Pulp Fiction en una sala de cine y sabía que algo iba a cambiar con esta película. La escena que has novelizado es una auténtica maravilla. Y el reto me parece súper atractivo. Pulp Fiction en cualquier caso, tiene tantas escenas gloriosas que me imagino que te habrá costado elegir solo una de ellas.
    Un fuerte abrazo, David🍿💯🎬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Bueno, creo que ya conoces de sobra mi devoción por Tarantino así que coincido contigo. Es muy difícil encontrar una voz propia en el cine, conseguir que el espectador al ver una escena diga "esto es de Tarantino o esto está hecho a la manera de Tarantino". Pocos lo han logrado.
      Sin duda que me costó elegir una, ¿cómo narrar algo perfecto sin estropearlo? Suerte que reparé en este pobre desgraciado que apenas tenía papel ni historia propia y eso me decidió a reescribir esta escena desde su punto de vista. Un abrazo!

      Eliminar
  8. ¡Qué interesante, David! Creo que te sabes de memoria cada escena de Pulp Fiction. Una vez, después de leer una entrada tuya me puse a ver la peli y es lo que voy a hacer ahora de nuevo. Aunque nos has puesto las secuencias, las quiero encontrar con su antes y después. Tarantino es mucho Tarantino y siempre ves algo nuevo y esos diálogos.
    Un abrazo, y que nos sigas enriqueciendo con estos temas que tanto te gustan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Pilar. Se nota, ¿no? Ja, ja, ja... La verdad es que me hace falta muy poco para traerlo en alguna entrada. La que comentas fue una que dediqué a sus diálogos y que publiqué en El Tintero de Oro. Ver Pulp Fiction siempre es una buena idea. Un abrazo!

      Eliminar
  9. Gracuas a tí David, me pongo ya a buscarla. Aunque te suene increíble, no la he visto nunca, pero al escena está tan bien descripta y tiene ta buen ritmo que hace todo para que quiera desasnarme. Magnífico micro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juana. ¡Dichosa tú que todavía no la has visto! Te prometo que será una experiencia única. Recuerdo la primera vez que la vi en el cine, creo que jamás he disfrutado tanto en una sala como aquella vez. Un abrazo!

      Eliminar
  10. Hola David, es una escena muy interesante, no he visto la película, puesto que no me gustan mucho las de violencia, pero debo reconocer que esta escena es impactante.
    Me gusta mucho como la redactaste, Dios está en todos lados sin dudas.
    Un abrazo.
    PATRICIA F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patricia. Sin duda que lo está, aunque no siempre se coloca en nuestro bando. Pulp Fiction tiene escenas violentas, aunque tratadas de un modo diría que hasta cómico. Un abrazo!

      Eliminar
  11. Me encanta Pulp Fiction, David. Te has marcado un micro fantástico y qué decirte del título, ahí has estado sublime jugando con ese "no quiero morir, Dios, no quiero morir" con el que implora el muchacho escondido.
    Muy acertado eso de partir el relato de un personaje secundario y que el narrador ponga voz a sus pensamientos, aunque al pobre eso de hacer promesas a Dios no le sirvió de mucho. Me ha gustado muchísimo, y poner el video de la escena ha estado bien para refrescar la memoria.
    Genial, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matilde. Quería haber incluido esa intervención que sale en la escena, pero las palabras se me iban más allá de las 250. Es una película tan perfecta y con unas escenas tan redondas que me decidí por este personaje casi anónimo para tener un poquito de mayor libertad. Como bien viste, usé esa referencia a Dios como hilo conductor del micro para que tuviera su inicio, nudo y desenlace. Un abrazo!

      Eliminar
  12. Tremenda la escena que has elegido y tremendo micro, David. La voz narrativa es potentísima y el tono del relato acorde por completo a la película. El título y la frase final, fantásticos. Me ha encantado y eso que no soy yo muy de Tarantino...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. ¡Eso hay que solucionarlo, ja, ja, ja...! Bueno, ya habrás comprobado que yo soy totalmente de Tarantino. Me alegra que te haya gustado la narrativa, dado el personaje la voz tenía que contar con expresiones sucias, tacos y demás formas que seguro pondrán nerviosos a los adoradores del lenguaje sensible. Un abrazo!

      Eliminar
  13. ¡Hola David! Genial micro y muy bien llevado con las onomatopeyas de los disparos así en plan gráfico, te ha quedado una escena gráfica, jeje. Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Merche. No pude resistirme a incluir esos Bang, como homenaje a las historias pulp. Un abrazo!

      Eliminar
  14. Una adaptación novelada de primera, fiel a la escena cinematográfica en la que te has basado. También me ha gustado que añadieras esos fragmentos de video para, de este modo, recordarnos y recrearnos en esa escena tan dura y tan típica de Tarantino.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep. Afortunadamente, Pulp Fiction cuenta con muchas escenas en YouTube y muy bien etiquetadas y eso me ha hecho encontrarlas con facilidad. Seguramente, ese personaje escondido en el baño apenas lo recordaría nadie que no hubiera visto la peli al menos diez veces como yo, je, je, je...Un abrazo!

      Eliminar
  15. Hola David. Una película mítica la que has elegido. La escena podría haberse relatado desde el punto de vista de cualquiera de los implicados, pero el elegido es el segundo (y último) que muere, lo que le da mayor tensión pues sabe que su vida está en peligro y morirá o matará al finalizar, además, es el único que sabe quienes están presentes sin que el resto sepa de su existencia al estar escondido en el baño. Aunque la escena está relatada en tercera persona, el narrador onminiscente nos acerca a los pensamientos y sentimientos del protagonista, lo que nos mete enseguida dentro de ella. El título y las dos referencias a la divinidad entroncan con el salmo que Jules recita y con la posterior invocación a un milagro ante la incredulidad de Vincent. Es curioso el detalle que comenta Bruno, efectivamente dos de los agujeros de bala en la pared se ven antes de los disparos, tras ellos aparece un tercero por encima del hombro derecho de Jules. Por cierto muy conseguidos y visuales esos ¡Bang! en el cuerpo del relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jorge. Me alegra que te hayas fijado en el narrador porque curiosamente la primera versión que escribí era en primera persona, algo así como una corriente de pensamiento. Cuando terminé de escribirla me di cuenta que funcionaba bien hasta mitad del micro, pero no así en el final, podía resultar confuso para quien no recordara la escena. Pensé en incluirla en la entrada para ver qué os parecía, al final lo descarte y me centré en hablar de la escena de la película.
      Lo del Bang no pude resistirme, es un elemento Pulp y adoro todo lo relacionado con su estética. Un abrazo!

      Eliminar
  16. Hola David, excelente novelización de esta gran escena de Pulp Fiction. El punto de vista del muchacho del baño resulta interesante, creo que podemos identificarnos con él, escondido, escuchando el sermón y los balazos para luego salir intempestivamente y tirar sin puntería. Has escogido una excelente escena y has conseguido lo que pide el reto, sin duda. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Me alegra que te haya gustado. Ese personaje no tenía historia en la película y pensé que era buena idea aprovechar el reto para darle su minuto de gloria. Un abrazo!

      Eliminar
  17. Curiosa idea de que un ser sobrenatural intervenga a favor de algunos de esos personajes, todos peligrosos. y con inclinaciones asesinas.
    Una extraña idea bien planteada por el talento de Tarantino.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Demiurgo. Si algo tiene de bueno la idea de Dios es que nos sirve de excusa, justificación y consuelo para dar soporte moral a nuestros actos. Un abrazo!

      Eliminar
  18. Hola David, aunque nunca he visto la película, los videos muestran la dureza del guión...

    El micro te ha quedado genial, y aunque se centra más bien en el joven que se encuentra en el baño, leyendo el micro, con esa invocación divina y promesa, y esa fantástica frase final, y viendo ambos vídeos, diría que el protagonista aquí es Dios, aunque quizás esté del lado equivocado, ja, ja.
    Tengo la pelicula apartada para verla, solo me falta la disposición anímica para hacerlo.
    Hay tres películas de ese tipo que he visto en repetidas ocasiones sin perder el interés, "El Padrino", "Cara cortada" y "Wyatt Earp".

    Que pases un estupendo fin de semana, aquí te va un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Idalia. Tarantino usa la violencia de un modo particular, sabe mostrarla con todo lujo de detalles, pero de una forma que no resulta desagradable, al menos en mi opinión. Por ejemplo, me parece más cruda la escena de la cabeza del caballo en El padrino que cualquiera de las que aparecen en Pulp Fiction. Sin duda, de esas tres que me comentas, las dos primeras son obras maestras. La tercera la recuerdo más que por la película, por una pequeña anécdota que me pasó con ella cuando fui a verla en el cine. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  19. ¡Hola David! Aunque no he visto la película, la escena que recreas transmite a la perfección el entorno violento en el que se deben mover los protagonistas de esta película de acción. Muy interesante la opción de narrarlo desde el punto de vista de un personaje que está escondido en vez de hacerlo desde la perspectiva de uno de los principales. Creo que tu elección nos da una perspectiva más amplia de todo lo que está pasando en ese momento. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rocío. ¡Dichosa tú que no la has visto todavía! Sin duda, si tienes ocasión te va a resultar impactante en todos los sentidos. El cuerpo me pedía a Jules o Vincent pero ¿cómo tocar la perfección sin estropearla? Así que me decanté por este personaje que apenas tuvo papel en la película. Un abrazo!

      Eliminar
  20. Bestial el Tarantino. Dios aparece en esta escena con gran cólera y justa venganza. y ¡Oh sorpresa! era negro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Francisco. Y qué negro, nada menos que Samuel L. Jackson uno de los actores con mayor presencia en pantalla, solo su planta ya llena y realza cualquier escena. Un abrazo!

      Eliminar
  21. Hola David, Tarantino y su pedazo de película, pero es que los dos protagonistas principales son la bomba juntos. Pues, si que tiene mala puntearía el colega que se esconde en el baño, es que ni rozarles la punta de las orejas a la susodicha pareja. Pobre. El título viene de perlas. Siempre Tarantino, como no. Nadie puede dudar que eres un fans de sus diálogos. Y no es la primera vez que aprendemos con este director en el Tintero de oro. Genial leerte de nuevo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eme. La verdad es que me cuesta poco traerlo a alguna de mis entradas, ja, ja, ja... Así que aproveché la ocasión para que en este Balas y estrellas recién estrenado cuente con la presencia de Tarantino, aunque sea un micro. Un abrazo!

      Eliminar
  22. Hola, David:
    Tu relato funciona de por sí, sin depender de su vínculo cinéfilo. Es ágil, tiene fuerza y pegada narrativa. Has medido acertadamente los tiempos descriptivos y dialogados. ¡Todo un tiro tu micro!
    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nino. Bueno, en el micro hay poco diálogo directo y eso que soy un apasionado de los mismos. Pero en este caso ni me lo planteé, ¿cómo mejorar o siquiera pretender emular al maestro? Me alegra haber usado bien la bala, ja, ja, ja... Un abrazo!

      Eliminar
  23. Hola, David. Qué bárbaro haberte atrevido con semejante escena. Aunque de esa peli pocas no son memorables. Hace unos años un par de frikis amigos míos y yo nos reuníamos y la veíamos. Uno de ellos llegó a hacer un remake de cortos de la propia película solo con los diálogos más impactantes. El señor Lobo, Vincent y Jules, Buch y el amigo de su padre, incluso el propio Tarantino... No hay nada igual.
    Y qué decir de ese pobre chico que aguarda en el baño, si se hubiera quedado dentro puede que se hubiera salvado, aunque también es increible que no les diera ningún tiro a ambos, pero es que Dios estaba expectante, y de haber sido así no habría habido pelicula, jajaja.
    Un relato muy acorde al blog, David, y con un punto de vista bestial
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe. ¡Oh! Cómo hubiera disfrutado de esas reuniones, porque de por sí soy muy friki en general y ni te cuento que si hablamos de Tarantino en particular de esta película me sé hasta el tono que usan los actores de doblaje en cada diálogo.
      Muy acertado eso que comentas y que te aseguro también le di una vuelta. Si el chaval se hubiera quedado calladito en el váter, que sería lo más lógico, no le habría pasado nada, dado que tras el ajusticiamiento, Jules y Vincent se hubieran largado con el maletín. Lo de su puntería no se queda atrás, por cierto. Pero esto es un ejemplo de cómo la tan sobrevalorada verosimilitud no es en realidad tan importante si la consecuencia es una historia potente. El espectador puede pensar ¡es imposible que no acertara! Pero lo que recuerda es la reacción de Jules, lo que ello significa para él y la consecuencia reflejada en la escena final en el bar con aquel par de atracadores. Es tan bueno lo que provoca ese algo inverosímil que nos importa poco el punto de partida. Un abrazo!

      Eliminar
  24. Cuando vi que elegías Pulp Fiction pensé que habías elegido la escena del baile,...después al leerte recordé esta escena y entiendo que es mucho más jugosa para novelar,... en todo caso Tarantino es un maestro.
    Te felicito por tu micro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Norte. Son tantas las escenas de Pulp Fiction que podrían salir cincuenta micros solo de ella. Pensé en ella, pero solo se me ocurría un monólogo interior muy parecido al que Vincent protagonizó en la película mientras Mia se chutaba así que me decanté por esta otra en la que aparecía este personaje sin ningún desarrollo, pero que me permitía ser un poco más libre a la hora de imaginar la historia. Un abrazo!

      Eliminar
  25. Jjaj... que malo era el cabron disparando. Mira wue eran grandes los dos y estaban uno al lado del otro.
    Magnífica recreación, nome he dado cuenta y ya se había acabado el texto.
    Magnífica la idea de relstsr desde el punto de vista , aunwue des una tercera persona muy personal, de un personaje tan secundario.
    Tela los relatos que llevo leídos hasta shora. Ya me parecía wue rra más difícil de lo que parecía , este reto, pero cuanto más difícil más aprieta la gente el acelerador
    Abrazoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gabiliante. Me alegra que te haya gustado este micro. Dado el contenido del blog no podía elegir otra que no fuera Pulp Fiction, afortunadamente recordé a este personaje casi "virgen" de tratamiento en la película, pero tan importante en la trama. Esta grandísima escena es un ejemplo de lo sobrevalorada que está la verosimilitud, para mí algo secundario siempre que el hecho inverosímil nos regale una historia como esta. Un abrazo!

      Eliminar
  26. Hola David, enhorabuena por el relato y debo ser de las pocas personas en el planeta que no he visto esta peli. Habrá que remediarlo. Me ha gustado el cambio de enfoque del pobre chavalillo al que dios le ha dado la espalda. Buena semana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ainhoa. Me alegra que te haya resultado una lectura entretenida y, ni qué decir, te invito a disfrutar de Pulp Fiction. ¡Qué envidia que todavía no la hayas visto! Vas a disfrutar de lo lindo. Un abrazo!

      Eliminar
  27. Hola David, la verdad es que si dieran "Oscars" al relato más ameno y con más tiros seguro que te daban el Oscar a ti, ya que me a encantado la entrada y los vídeos te felicito.
    Pd Dónde lees tengo que buscar tu canal de YouTube para seguirte y otra cosa¿como quedo al final mi relato de redención en la última antología que publicaste en libro? ¿Al final, lo pusisteis o no?
    Me alegro de volver a pasar por aquí y ver que tiene vida nueva este blog.
    Besos de flor, y feliz semana amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Flor! Ostras, ¿canal de YouTube? Tengo uno, pero como si no lo tuviera. Lo inicié hace un tiempo para colgar tres montajes pero nada más, así que no te lo recomiendo, ja, ja, ja...
      Tu relato, por supuesto, está incluido en la antología de El Tintero de Oro que publicamos en diciembre y que ya está disponible en Amazon como anunciamos en aquel blog en esta entrada https://concursoeltinterodeoro.blogspot.com/2022/12/nuestra-quinta-antologia-relatos-al.html
      Un abrazo!

      Eliminar
  28. Hola, David. Siempre me alegra "verte" y leerte escribiendo. El hecho de que compartas la dirección de Tintero con tus nuevos colegas nos da la oportunidad de leerte.
    La escena elegida parece que esté hecha para tu pluma (o teclado), viva, llena de acción y de diálogos con desparpajos y desvergonzados, como tiene que ser, visual a más no poder y hasta auditiva, a tenor de los tiros y disparos.
    Que me ha gustado y mucho como lo has desarrollado, desde luego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. La verdad es que tenía muchas ganas de iniciar este proyecto de Balas y Estrellas, centrado en el género negro y el crimen. Esta primera temporada me sirve para ir calentando motores y calibrar contenidos para la siguiente en la que espero añadir y presentar alguna colección de relatos, alguna novela... Puff, espero lograrlo. Afortunadamente, El Tintero de Oro ha demostrado que puede vivir de lujo sin mí, con otros compañeros que lleven las riendas en el futuro. Un abrazo!!

      Eliminar
    2. Tintero puede vivir mucho mejor con ti :) ni lo dudes

      Eliminar
  29. Hola David!
    Elegistes uno de los thriller de humor negro más emblemáticos de la historia del cine. Además de la icónica escena de la intervención divina. Un micro de lo más ingenioso, consigues los ingredientes explosivos en la novelización de forma muy creativa. Un placer leerte.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yessy. Este nuevo blog va de eso, de muchas balas y muchas estrellas, como ocurre en Pulp Fiction una de las inspiraciones e influencias más notorias de esta nueva etapa bloguera. Un abrazo!

      Eliminar
  30. Hola, David. Pues ese "fallo" de los agujeros de las balas ya me había fijado y pensaba que lo hacía por lo que luego comenta del milagro divino, porque un error de esos no lo veía factible en él. Me ha parecido un puntazo narrar la escena desde el que va a morir y además con la calidad que merece. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isan. Nunca sabremos si es un gazapo de montaje o bien una genialidad de Tarantino incluir ese huevo de Pascua, ja, ja, ja... En realidad, es lo de menos. La verosimilitud siempre me pareció algo demasiado sobrevalorado, mientras la historia funcione todo vale. Un abrazo!

      Eliminar
  31. Hola. Pulp Fiction es una de mis pelis favoritas ya que reune en una sola escena a Travolta, Jackson y Tarantino de los que soy simplemente fanático. Excelente micro.. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Octavio. Veo que compartimos devoción. Un abrazo!

      Eliminar
  32. Hola, David! Pulp Fiction ganó en 1994 el óscar al mejor guión original, hito del cual estaba (casi) seguro tras ir a verla al cine tres o cuatro veces durante los meses precedentes a la gala holliwoodense. Me flipaba (y me flipa todavía) este "peaso" de película, con esas tramas maravillosamente entrelazadas, así como ese elenco de personajes-actores tan genuinos y estelares. Bueno, no me enrollo más: que has escrito un estupendo micro donde has plasmado magistralmente esa escena tan "bíblica", regalándonos al final del mismo esa frase tan inspirada con la que cierras un micro redondo. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Beri. Un guion y película redondos, toda una fuente de inspiración y un máster sobre el arte de narrar. La riqueza narrativa de la trama es impresionante, comprobar cómo puedes alterar el tiempo lineal, los trucos para que el espectador sepa colocar temporalmente cada escena, cada relato... Magistral. Un abrazo!

      Eliminar
  33. Que buena película y que escena tan delirante escogiste y le pusiste tu toque personal de una forma fantástica con ese final tan acertado.
    Un abrazo y te felicito por la puesta en escena con esos Bang, Bang etc
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. No pude resistirme. Adoro la estética pulp y pensé que esos bang merecían algo más para que resonasen como un tiro, o seis. Un abrazo!

      Eliminar
  34. Hola David!! Me preguntaba qué película habrías elegido, me ha encantado que sea esta, sobre todo que elijas el personaje que está en el baño, que en la peli casi pasa desapercibido y con tu micro le has dado relevancia. Me encanta el tono irónico que le has dado a la narración y esos "bang" . Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lola, La verdad es que fue una alegría recordar ese anónimo personaje. Respeto y admiro muchísimo a Tarantino y hubiera sentido pánico intentando usar sus personajes principales. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo!

      Eliminar
  35. Hola David, excelente novelización de la icónica escena en Pulp Fiction, una película ya de culto, que no ha hecho más que envejecer muy bien. También los balazos aportaron al micro ;). Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mery. Esos bang siempre funcionan, ja, ja, ja... Un abrazo!

      Eliminar
  36. Hola David, me quito el sombrero. Con que maravilloso Don, has descrito la escena en los baños. Me encanta la verdad. La leí dos veces para volver a meterme en el papel del joven y su situación. Es muy buena. Bravo!!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nuria. Te agradezco tus palabras. Adoro Pulp Fiction y la manera de narrar de Tarantino, así que tu comentario me alegra por partida doble. Un abrazo

      Eliminar
  37. Es una película inmensa, que te estremece de inicio a fin. Lo has bordado con tu texto. Yo no me animo, me temo que no sabría encontrar el tono.

    Un abrazo, David, y feliz tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maripau. Desde luego que lo es, de las pocas que cuando la he visto en el cine he pensado que me encontraba ante algo nuevo y especial. Un abrazo!

      Eliminar
  38. Parece que Dios se había comprometido antes con el enemigo.
    Muy bueno.
    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Chema. Normalmente siempre es así, ja, ja, ja... Un abrazo!

      Eliminar
  39. Hola David,

    Has hecho una buenísima adaptación de una escena tremenda en la que Dios, indudablemente, ha sabido hacerse un hueco pero no precisamente para posicionarse del lado de los buenos.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Estrella. Como se suele decir los designios del Señor son inescrutables y tal vez prefirió dejar de lado al pobre chaval para ganarse a Jules para su causa. Un abrazo!

      Eliminar
  40. Hola, David. Tu relato de la escena es genial. Me encanta como escribiste desde la perspectiva de este secundón desafortunado. Hablando mal y pronto diríamos que se mandó su última cagada, literalmente. Jajaja. Tengo que ver esta película entera. Mil gracias por hacerme reír. Un fuerte abrazo y desde luego, gracias por tus palabras en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Myriam. Ni qué decir que te recomiendo ver Pulp Fiction, tanto como espectador como escribiente, analizar su guion es todo un master en narrativa. Me alegra haberte sacado esas risas. Un abrazo

      Eliminar
  41. Genial, David. Y eso que Tarantino me aburre cuando pone a hablar a sus personajes 😂
    Sólo he visto 4 películas suyas y esta es una de las que no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Noelia. Es que en cuanto a gustos no hay nada escrito, y respecto a los diálogos de Tarantino o lo flipas con ellos o te parecen tediosos. Mi caso es el primero, je, je, je... De Tarantino me gustan todas, aunque siendo más específico las mejores para mí son Pulp Fiction y Malditos Bastardos. Un abrazo

      Eliminar
  42. ¡Hola, David! Qué buena elección de película y escena. Además, veo que le has dado al relato un toque cinemetográfico añadiendo las onomatopeyas de disparo, ¡gran idea!
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, M.A. Soy muy fan del género Pulp, y esos Bang son algo mítico que no podido resistir la tentación de añadir. Un abrazo!

      Eliminar
  43. !Hola, David!
    Antes de leer vi la escena que elegiste, y tu relato me ha parecido buenísimo, fiel a esos momentos y al título, donde Dios tiene la última palabra, no estuvo al lado del chaval como hubiese querido pero "intervención divina" hubo. Diálogos, los disparos que predisponen mejor a meterse en las secuencias, esos nervios del chaval..., todo se puede visualizar y sentir. Y como reflexión; Dios nunca se sabe en cuál bando va a estar. !Fantástico!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mila. Como se suele decir, los caminos del Señor son inescrutables, je, je, je... Y es que si Dios se pusiera de parte de todos los que pedimos su intervención quizá eso generaría más problemas que soluciones. Las cosas pasan primero y buscamos explicaciones después, quizá sea eso lo que nos hace más humanos: la eterna búsqueda del ¿Por qué? cuando a lo mejor no hay una respuesta detrás, nada más que el simple y puro azar. Un abrazo!

      Eliminar
  44. Bueno, este mes se me han hecho un tanto cuesta arriba mis obligaciones blogueriles con otra ola de covid en casa. En fin, aquí estoy.
    Me parece muy acertada la elección del punto de vista del chico que está en el baño. Aunque igual soy de las pocas personas a las que no le gusta demasiado Tarantino, a esta escena hay que reconocerle su fuerza y a ti más de una frase memorable que ya han recogido en comentarios anteriores y por eso no volveré a reproducir. Me encantó ti micro, lo mismo que me encanta tu forma de escribir en general.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, MJ! Caramba, espero que te encuentres mejor y, por supuesto, no hay nada por lo que disculparse solo faltaría. Tarantino como todo autor genial sin duda no puede gustar a todo el mundo, su manera de narrar es única y no pensada para encuadrarse en eso de "para todos los públicos" que en realidad significa gustar un poquito a todos, pero no especialmente a ninguno. Es normal. Te agradezco tu comentario final que me da un poquito de confianza. Un abrazo!

      Eliminar
  45. Hola, David!! Me ha encantado como has narrado esta escena de la película. He sentido la tensión y el miedo del protagonista. Y lo solo que se siente. Luego, cuando empieza a disparar y al final los matones acaban con su vida me ha parecido muy visual e impactante y después con la frase final se reitera la soledad que siente el personaje. Consigues que el relato no solo describa como los dos matones acaban con la vida del protagonista, sino que hablas también del sentimiento de soledad que nos acompaña a todos los seres humanos. En definitiva, has sabido escoger las palabras muy bien para escribir esta escena y el resultado es muy bueno. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cristina. En realidad, el micro se limita a narrar esa escena desde el punto de vista de ese tipo que está en el baño y que se debate entre la seguridad de pasar desapercibido y quedarse o bien aprovecharse de ella para abordar a los matones. Una situación que imagino deberá ser muy estresante. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo!

      Eliminar
  46. Hola David, me ha gustado mucho tu micro, original desde la perspectiva y con un gran cierre, Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lulita. Agradecido por tu valoración. Un abrazo

      Eliminar
  47. Hola, David. Que bien te sueltas la melena cuando no estás de chupatintas detrás de El Tintero de Oro. Je, je ese álterego tuyo gamberro y gánster, fuera de la cordialidad de jefe de ceremonias del otro tugurio (el legal y lleno de cortesía), queda bien patente por aquí con tus relatos descarnados. Buena representación de la escena que tengo algo olvidada, pero Tarantino no me vuelve loco y eso que esta película suya si me gustó.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, JM. Ja, ja, ja... No te falta razón con tu comentario. En El Tintero de Oro no puedo ser demasiado gamberro dado que es un blog para todos los públicos y, sobre todo, donde los protagonistas son los autores que participan. Quizá esa es una de las razones por las que deseaba volver a contar con un blog privado donde pueda explayar mi lado más gamberro en esta temática negra y criminal. Me alegra que nuestro señor López te resulte un tipo agradable. Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Como sería un poco perturbador que dejaras alguna huella dactilar, pelo o cualquier otro resto biológico, te invito a que muestres con un comentario que has disfrutado de esta escena del crimen. Y si además lo compartes en tus redes ya te nombro miembro oficial de la banda. ¡Gracias!